Cliffhanger: cómo dejar al lector con ganas de más

Conjuring Letters Studio | Edición Editorial & Diseño

Estudio editorial donde ayudamos a escritores a impulsar sus marcas personales creativas y su historia a través de la edición editorial, diseño y marketing.

Seguro que más de una vez te ha pasado esta situación: estabas viendo una serie, con la intención de ver un capítulo y nada más, pero en el último segundo de capítulo ocurre algo que deja toda la trama abierta. Obviamente, no te queda más remedio que ver cómo continua, ¿te suena verdad? Eso es un cliffhanger, una técnica muy usada en los guiones de series pero que, sin problema alguno, se puede llevar a la novela.

El cliffhanger o es un recurso narrativo que te ayudará a crear un final de escena o capítulo con la tensión necesaria como para que el lector siga leyendo. La clave de todo esto es acabar la narración dejando cabos suelto o abriendo nuevos puntos de trama que el lector no se veía venir. Lo puedes usar tanto para finales de capítulos como para final de novela, siempre y cuando tenga continuación. También se puede hacer en un libro autoconclusivo, aunque la acogida no es tan buena.

Series típicas de maratón como, por ejemplo, Dinastía, Lost o Twin Peaks viven en un cliffhanger constante, lo que hace que sus espectadores vivan pegados al televisor rogando por una resolución.

¿Cómo incluir el cliffhanger en tu novela?

La clave es ir creando picos de intensidad a lo largo de la novela, manteniendo en vilo durante toda la trama al lector. Lo que se busca es que ese pico de intensidad o momento donde se abre un nuevo punto de tensión coincida con el final de un capítulo.

En mi opinión, tampoco está bien abusar de ello ni terminar todos los capítulos en medio de la acción, porque si no, al final, el lector se puede terminar cansando, pero sí puedes elevar un poco la tensión antes de terminar el capítulo.

Intensidad del cliffhanger

Como hemos dicho, este recurso funciona muy bien, pero no está bien abusar de él, ya que la paciencia del lector no es infinita y al final se aburrirá de que utilices el mismo recurso. 

Para camuflar esta técnica, lo que puedes hacer es jugar con la intensidad del cliffhanger. No será lo mismo terminar un capítulo al principio o en medio de una escena de acción, al igual que no será lo mismo crear un cliffhanger a través de un pensamiento de un personaje o una acción real. Jugar con estos aspectos te puede dar más dinamismo a la hora de introducir el recurso. Variar tu tipo de cliffhanger hará que el lector no sienta que le estás haciendo lo mismo una y otra vez.

Elementos perfectos para crear tensión

Todo esto está muy bien, pero vamos a lo interesante. ¿Cómo puedo crear un cliffhanger en mi novela?

Lo primero, estructura el capítulo y haz que el final del capítulo sea un momento culmen. No te anticipes ni resuelvas nada todavía, ya habrá tiempo para eso. Se trata de que alimentes al lector con pequeños cabos sueltos que se irán resolviendo a media que vaya avanzando en la trama.

De esta manera, el cliffhanger te servirá como un cebo argumental para que el lector quiera seguir leyendo un capítulo más.

Tipos de cliffhanger

  • Pensamientos de personajes. Este es un recurso fácil, pero del que tampoco conviene abusar. Se trata de crear una falsa ilusión de trama abierta o de tensión por culpa del pensamiento de un personaje. No te preocupes, después esto no tiene por qué ser real, ya que solo era un pensamiento. Eso sí, recuerda después aclararlo en la mente de tu personaje y no abusar de esta forma de cliffhanger porque puede llevar a la confusión al lector. 
  • Escena de anticipación. Aquí proporcionas la información de lo que se vendrá a continuación. Se trata de la antesala a la acción. También tu personaje puede aprovechar para soltar una noticia bomba que nadie se esperaba. Este es uno de mis favoritos. No molesta tanto al lector como que le cortes en una escena de acción.
  • Presenta un nuevo obstáculo. Esta puede ser una muy buena opción siempre que tampoco abuses de ella. Si no, al final, el relato puede perder verosimilitud. Puede ser un obstáculo que afecte a la trama o simplemente algo más banal y cotidiano. Rueda pinchada, café sobre una presentación de trabajo… Recuerda no abusar, porque ¿cuánta mala suerte puede tener un mismo personaje? A no ser que tu trama sea la de Devuélveme mi suerte no abusaría de esto.

Ventajas finales

  • Enganchar al lector a leer un capítulo más.
  • Crear picos de suspense.
  • En caso de que tu historia sea una bilogía o trilogía sirve como venta de futuras historias.

May 21, 2023

Si te gustó este post, seguro que también te gustará…