La estructura de tu novela: capítulos vs. escenas

Conjuring Letters Studio | Edición Editorial & Diseño

Estudio editorial donde ayudamos a escritores a impulsar sus marcas personales creativas y su historia a través de la edición editorial, diseño y marketing.

¿Una novela se compone de escenas o capítulos?, ¿la estructura de tu novela debe tener un orden lógico? Empecemos por el principio… una novela se divide en capítulos (normalmente) y estos, a su vez, incluyen diferentes escenas. ¿Cuántos capítulos o escenas debe tener tu historia? Eso ya depende de lo que requiera tu historia, no hay nada establecido.

Una escena es el salto que va dando el autor de minihistoria a minihistoria con diferentes personajes y escenarios para crear la gran historia que quiere contar. 

El capítulo, a su vez, puede estar formado por una escena o por varias. La clave diferenciadora es que la acción de la escena debe estar establecida todo el rato en el mismo espacio-tiempo, en cambio durante un capítulo puedes ir saltando estas variantes.

Para crear una escena te puedes guiar por la estructura clásica: inicio, nudo y desenlace. Eso sí, cada escena puede ser un mundo y no todas tendrán los tres puntos principales. Ahí está la magia de escribir y de la libertad de creación.

Para llevar un buen ritmo narrativo, las escenas se unirán a partir de transiciones o resúmenes, dependiendo de cómo hagas esto tu ritmo narrativo aumentará o decaerá. Pero no te preocupes con eso último, porque no es bueno ni malo, simplemente hay que saber adecuarlo a lo que pide la historia y al estilo del autor. El ritmo narrativo de una novela de época nunca va a ser el mismo que el de un thriller súper comercial, y eso es lo correcto, que el ritmo se adecúe a la novela en cuestión.

El propósito de la escena puede ser varios: dar a conocer la personalidad del personaje, crear/resolver un conflicto, dar una pista falsa, construir tensión, avanzar en algún punto de la trama… Lo importante es que cada escena signifique algo. Para ello, es fundamental preguntarse el porqué de cada escena: ¿qué propósito tiene? Si no sabes responder a esa pregunta, probablemente esa escena sobre, en tu mano está eliminarla o no.

La estructura de tu novela: ¿Debo estructurar a partir de capítulos o escenas?

Si empezamos desde la base, lo lógico sería ir creando esas escenas que nos ayudarán a conformar un capítulo de tu novela, para eso te puede ayudar de la escaleta. Ten en cuenta que cada escena desencadenará una serie de sucesos y efectos en las siguientes.

Para crear esa escaleta de escenas, pese a que es algo que los escritores llevan perfeccionando durante décadas y pueden llegar a ser complejas y muy muy detalladas, puedes guiarte a través de unos puntos básicos: 

  • Narrador.
  • Personajes.
  • Escenario y ambientación: en qué momento del día, lugar, elementos del escenario, olores…
  • ¿Qué ocurre?
  • ¿Cuál es el objetivo?
  • ¿Cuál es el conflicto?
  • Consecuencias de la escena.

Con todo esto, los autores conforman la escaleta para lo que sería ese primer borrador. Para mi gusto no es necesario tener todo esto establecido antes de lanzarte a escribir, pero sí es conveniente a menos tener claras las escenas clave. ¿Cuáles son estas? Las que te marcan un rumbo (escena desencadenante, escena de giro, punto de inflexión…).

Con esta idea base de las escenas puedes conformar capítulos, que te ayudarán a controlar la experiencia del lector, los picos donde hay más tensión, cliffhangers, etc.

Conclusión

Realmente, no hay una respuesta 100% válida a cómo debes estructurar tu novela o escribirla. Hay autores que prefieren escribir escenas suelas y luego unirlas, creando así los capítulos y hay otros que prefieren hacerlo todo de forma más lineal para controlar mejor el ritmo e incluso la edición de después, ya que, al ser más lineal, si no llevas una escaleta 100% exacta, escribir por capítulos hará que haya menos fallos de congruencia. 

A mí, personalmente, me gusta guiarme por capítulos y dentro de ellos trabajar las diferentes escenas para que, al menos, haya una con un propósito principal bien definido y poder llevar un ritmo narrativo óptimo que no cree picos ni aburra al lector.

Mar 20, 2024

Si te gustó este post, seguro que también te gustará…